viernes, 25 de septiembre de 2015

¿Quién es Lluís Rabell



Lluís Rabell suele referirse a la lista de ‘Junts pel Sí’ como un “artefacto electoral” dando a entender que su composición transversal no le parece creíble y callando que se trata de una lista unitaria para conseguir democráticamente la independencia de Cataluña, que es la única vía para lograr una redistribución más justa de la riqueza en nuestro país, lo cual Rabell dice defender.



Pero si hay un “artefacto electoral” en esta campaña es, precisamente, Lluís Rabell. Desconocido por la inmensa mayoría de catalanes y por una proporción descomunal de su propio electorado, Rabell es un candidato designado a la desesperada por los eternos revolucionarios orgánicos que han estado medrando en el Ayuntamiento de Barcelona durante más de treinta años. De Barcelona, sí, porque para esta izquierda chic y subvencionada el resto de Cataluña es “el territorio” o terra ignota salvo para ir a esquiar o a bañarse en la playa.

  
Lluís Rabell fue designado a dedo en una lista improvisada y cocinada para agradar a la nueva central española del progresismo populista, Podemos. Una vez superadas las aventuras para atraer votantes y después de usar y tirar a la exclaustrada Teresa Forcades y su Procés Constituent, se pasó a una elección inenarrable vía Internet que sólo permitía la aprobación o la abstención. Simplemente, nadie pudo votar NO. La democracia y la transparencia de “la candidatura de la gent” tiene estas cosas.

Pero ¿quién es Lluís Rabell? Para empezar, sus electores pueden llevarse una sorpresa el día 27 al percatarse que en la papeleta su candidato se llama Josep Lluís Franco. Todo el mundo tiene derecho a cambiar sus apellidos, por supuesto. Pero es que Rabell no se los ha cambiado, sigue llamándose Josep Lluís Franco Rabell y hasta el día anterior a su designación como cabeza de lista era Lluís Franco, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, FAVB, tal como puede comprobarse en este ejemplar de La Vanguardia del día 14 de junio

Así pues, no oculta su apellido por razones políticas, logicamente. Tampoco lo ocultó su familia en 1955 al denominar su empresa con la razón social Talleres Franco S.A.; en este caso sí podrían haber elegido otro nombre menos oportunista, aunque Rabell no tiene ninguna responsabilidad sobre aquella elección. Sí la tiene en cambio en ocultar su vinculación con esta empresa y su trayectoria como accionista y empresario. ¿Acaso es una vergüenza ser empresario?



Firma José Luís Franco Rabell el 1 de Julio de 2009

Talleres Franco, dedicada a la compraventa y manipulación de mármoles y granitos, quebró a finales del año 2009, y no en 2008 como responde a regañadientes en las pocas ocasiones en que ha sido preguntado sobre el asunto. Este corrimiento de fechas no es inocente: Talleres Franco, donde Rabell era Apoderado y Consejero Delegado, presentó en el Registro Mercantil las cuentas anuales de 2008 con retraso, concretamente el 19 de octubre de 2009, y transcurridos sólo tres días (el 22 de octubre) el Juzgado inició Procedimiento de concurso, quiebra y suspensión de pagos. 



Presentación de Cuentas el 19 de Octubre de 2009

Fecha Declaración de Concurso el 22 de Octubre de 2009

La empresa de Rabell apuntó en sus cuentas 358.655,89 € de deuda crediticia y 105.755,37 € de deuda a proveedores. Curiosamente, la Memoria de Talleres Franco correspondiente a 2008 y presentada tres días antes de la suspensión de pagos indicaba que “No hay razones de tipo económico que puedan suponer la no continuidad de la Sociedad, ni por contingencias internas ni por implicaciones externas”.

El resultado arroja una deuda de 33.748,08 € con la Seguridad Social distribuida en 16 incidencias en las que consta “Relación de deudores en vía ejecutiva no localizados”. Es de suponer que, a pesar de invertir el orden de sus apellidos, la Seguridad Social ahora será capaz de localizarlo. ¿O quizás la deuda ya ha prescrito y Rabell ha participado en un “sinpa” mientras denuncia que se cierran hospitales?

  
Tampoco tuvieron suerte los proveedores, según se deduce de la impotente denuncia de un lector del diario El Món, según el cual a día de hoy todavía no han visto un euro. Dice lo que sigue: “la empresa de este personaje quebró y dejó un montón de facturas por pagar. Destrozó a muchas empresas con su caída. A nosotros 15 días antes de cerrar nos hizo un pedido de 15.000 € que no cobramos”.



Tal vez el candidato de ‘Catalunya sí que es pot’, adalid de la justicia social, azote de corruptos e inmaculado postulante a presidir la Generalitat de Cataluña mientras espera un par de generaciones a que España cambie y nos conceda la merced de realizar un referéndum, sea capaz de explicarnos por qué su empresa quebró mientras presumía de buena salud ante sus indefensos acreedores. O por qué una variación del -22,23% del Importe Neto de la Cifra de Negocios supuso un -3.776,47% en el Resultado del Ejercicio.

  
No entraremos en detalles sobre la paridad de género de su extinta empresa (1 mujer/10 hombres), o sobre delitos medioambientales, pero sería un detalle que demostrase si se ha saldado la deuda de Talleres Franco con la Seguridad Social, más que nada para que lo tomemos en serio cuando habla de recortes o calla cuando su avalador político, Pablo Iglesias, afirma que la Sanidad en Cataluña es una mierda.


También sería de agradecer que nos aclarara cómo su empresa pasó de unas reservas de 623.765 € a 243.039 €. justo antes de declarar la quiebra.

En otro orden de cosas, sería interesante que nos aclarara algunos vacíos de su biografía que evoca a nuestra memoria al inefable Enric Marco. Ignoramos cómo se gana la vida y por qué en vez de presentarse como pequeño empresario ha optado por relucir su condición de ‘traductor’. ¿Es más intelectual?, ¿es más de izquierdas? Por cierto, ¿qué ha traducido? ¿Cómo consiguió licenciarse como traductor e interprete en la Universidad de Montpellier si en esa universidad no existe esta licenciatura?

Todo esto lo habría podido explicar en el “espacio compensatorio” que la Junta Electoral Central regaló a los partidos anti independentistas, como el suyo, obligando a TV3 a emitir más de tres horas de propaganda electoral a favor de los partidos contrarios a la manifestación del 11 de septiembre en una demostración apabullante de abuso de poder y ventajismo que ‘Catalunya sí que es pot’ no dudó en aprovechar.

Le quedaríamos eternamente agradecidos si antes de entrar en el Parlament y de presentar obligatoriamente su Declaración de bienes como diputado, Lluís Rabell nos hiciese un amable adelanto, no vaya a ser que nos topemos estupefactos con misterios tales como el piso con tres precios distintos de Joan Herrera que en su día denunció @elsomatent.

Más que nada para que quede despejada toda duda de que Lluís Rabell o Josep Lluís Franco Rabell no traspasó la titularidad de sus muchas o pocas propiedades mientras su empresa insumergible quebraba.






miércoles, 29 de julio de 2015

Presidente Albiol LIMPIANDO CATALUÑA




El fascismo sólo sabe hacer una cosa... Daño.

Si estás tranquilo porque no empezarán por tí cuando lleguen a tí ya nadie podrá ayudarte.


miércoles, 21 de mayo de 2014

Javier Nart y la cuenta suiza




La explosión: 23 de julio de 2009. En Barcelona llueve y el calor es aún sofocante. Y no hará más que aumentar en los meses siguientes, especialmente entre la sociedad bienestante. Fèlix Millet, un prohombre, uno de los nuestros, ha caído en desgracia. La investigación por el caso Palau se ha hecho pública y su mancha se extenderá como el aceite hasta llegar a sitios insospechados. Fijémonos en uno de ellos.  

Antecedentes, el movimiento: 26 de Septiembre de 2008. La cuenta 707.015 del banco suizo Societé General Private Banking, cuyo titular es Fèlix Millet, registra una salida de 31.900€ hacia otra cuenta de la misma entidad. El titular de la cuenta receptora es Javier Nart Peñalver, su esposa Isabel, sus hijos Gorka y Laia, y cuatro sociedades.

Dos años después, Javier Nart presenta ante el juzgado número 30 de Barcelona -donde el juez Solaz instruye el caso Millet- un documento emitido por Societé General Private Banking. En él, el banco suizo se autoinculpa del error de traspasar 31 mil euros de la cuenta de Millet a la de Nart. El argumento es simple: a Nart se le retiró ese mismo importe por error y en lugar de ser repuesto el importe por la entidad, se compensó con fondos de otra cuenta, la de Millet. Nart afirma que nunca opera con esa cuenta y que prácticamente nunca obtiene su saldo.

Millet y Nart comparten gestor de cuentas en Suiza: Fernando Riba Ribera. Ex-tesorero del Círculo de Economía en los 70, compartió junta con Duran Farell, Ferrer Salat y Narcís Serra, entre otros muchos miembros de la alta sociedad catalana. Actualmente es administrador de banca privada de Societé General Private Banking, cargo que no parece corresponderse con el de un simple administrador de cuentas. Residente en Suiza, administra sus intereses comerciales desde la empresa SERVICOM ADFINAN SL.               

La carta: Octubre de 1982. Unos días antes de celebrarse las elecciones generales que le darán a Felipe González su primera mayoría absoluta, don Ignacio Nart Fernández, notario desde el año 1942 y muy afecto al régimen, recibe una carta en su domicilio de Bilbao. En ella, ETA le exige el pago del llamado impuesto revolucionario y le amenaza de muerte en caso de que se niegue. El importe a satisfacer es de siete millones de pesetas. Su hijo Javier vuela a Bilbao en cuanto conoce la noticia y apoya incondicionalmente a su padre en la decisión de “no pagar ni una peseta”. Don Ignacio no puede soportar la idea de que, accediendo al chantaje, contribuyera a “vivir [yo] habiendo pagado la bala que matará a quien no quiso o no pudo pagar” (1)

La justificación: Javier Nart ha dado explicaciones sobre la existencia de esta cuenta solo dos veces. En la primera, de febrero del 2014, Javier Nart afirma que la cuenta en Suiza la creó Ignacio, su padre, tras haber sido amenazado por ETA. Nada dice del objetivo de la cuenta. En la segunda, una extensa entrevista de Mònica Terribas de marzo del 2014, Nart explica (minuto 27 en adelante) que el dinero depositado habría de servir por si Ignacio necesitaba exiliarse como consecuencia de negarse a pagar a ETA.


La verosimilitud de la justificación:

¿Es posible que Ignacio Nart abriera una cuenta en Suiza por si necesitaba exiliarse para huir de ETA? Es posible, pero poco verosímil. Aquellos que en su día se negaron a pagar “el impuesto revolucionario” y recibieron amenazas de muerte por parte de ETA, o bien se limitaron a marcharse a otras comunidades autónomas o bien huyeron a Francia. Ignacio tenía a dos hijos viviendo en Barcelona. Ir a vivir con ellos hubiera acabado con todos sus problemas ya que, que se recuerde, ETA nunca asesinó fuera de Euskadi a causa de no pagar el impuesto revolucionario. Si esto no le parecía suficiente, una huida a Francia hubiera garantizado al 100% su seguridad. Durante los llamados años de plomo, ETA tenía en Francia “su santuario”, ya que allí sus militantes podían vivir con relativa tranquilidad. Esto se debía a cierta pasividad del gobierno francés, que -quizás implícitamente- requería a cambio que la banda no actuara en su territorio. Ignacio Nart no tenía más que mudarse a unos kilómetros de su casa de Bilbao y en Francia estaría perfectamente a salvo. ¿Para qué abrir una cuenta en Suiza? Mejor hacerlo en Francia, ¿no?

Supongamos, aún siendo poco verosímil, que efectivamente Ignacio Nart abriera la cuenta (cosa que debería constar en el testamento que Javier -como heredero- podría aportar). Cuando se produce el caso Palau, hacía 17 años que había fallecido y se había jubilado hacía 31. Que un padre abra una cuenta, independientemente de sus motivos, ¿justifica su existencia tantos años después? Cuando un ascendiente fallece, lo habitual es que los herederos liquiden la cuenta y se repartan su saldo. Javier Nart parece que no hizo eso. Al contrario: incluyó a  esposa, hijos y cuatro sociedades. En el registro mercantil español solo consta una sociedad a nombre de Javier Nart. Es una sociedad anónima y se llama SIZWE (cuyo significado en Xhosa es Nación). Por su balance, parece una sociedad de gestión inmobiliaria. ¿Cuáles son las otras sociedades que aparecen en la cuenta? ¿Están domiciliadas allí y eluden a la hacienda española?

El saldo de la cuenta era de, al menos, 31.900 euros, ya que esa es la cantidad que se retiró de ella para luego devolverse. ¿Tenía Nart esa cantidad en una cuenta “olvidada”, aparcada en una libreta perdida en el fondo de un cajón de la cómoda? Para administrar una cuenta olvidada, ¿necesita Nart del gestor de cuentas suizas de la clase alta barcelonesa? Quizás en el sumario del caso Palau estos aspectos están aclarados.

El cónsul honorario del Chad y poseedor de pasaporte diplomático debería aclarar estas cuestiones. Sorprende que los medio no hayan incidido más en ellas. O quizás no sorprende, lo cual es peor.



1 Citas textuales de la página 280 del libro SÁLVESE QUIEN PUEDA! - Mis historias e histerias de guerra, de Javier Nart Peñalver

martes, 29 de octubre de 2013

Ciudadanos, Tribuna Cívica... ¿qué os pasa?, ¿qué os pasa?


 
Empecemos por el final : si Albert Rivera y Ciudadanos gobernaran se jugarían la totalidad de los fondos del Estado -y la deuda- al bacarrá.

Eso es lo que puede deducirse del Balance de Tribuna Cívica que C’s se ha dignado presentar por fin a la Sindicatura de Comptes tras interminables regates y enredos para eludir la supervisión de la fundación orgánica del partido.

Veamos por qué :

 

Tribuna Cívica sólo ha satisfecho el desembolso del 25% exigible de su dotación fundacional; es decir, 7.500 € de un total de 30.000 que deben ser completamente desembolsados como máximo el próximo 9 de marzo. En casi cinco años no se ha aportado ninguna cantidad sobre el desembolso inicial.

En el Balance podemos observar que la dotación fundacional, además de ser incompleta, se contabiliza como Activo Corriente, incluyéndola en Inversiones financieras y similares y arrojando una pérdida de 3.526 € en el año 2012, y esto sin que conste ningún otro movimiento social o económico que justifique los fines para los que fue creada la fundación.

Es como si una empresa procediera a reducir su capital antes de iniciar sus actividades y de desembolsar el capital social a qué está obligada. La ruina; un ERE garantizado antes de subir la persiana.

Más irregular resulta el desvío del 100% de la dotación fundacional desembolsada a fines ajenos a la fundación, que son los siguientes :

1.–Promover el estudio y conocimiento del sistema democrático, de sus instituciones y principios fundamentales en que se sustenta. 2.–Para ello fomentará la reflexión sobre los valores de pluralismo, tolerancia, solidaridad, responsabilidad, convivencia y civismo sobre la base del respeto a los derechos humanos.

Suplantar dichos fines con Inversiones financieras y similares es algo mucho más grave que una lamentable confusión. Es elegir la especulación a la solidaridad. Y eso lo entiende todo el mundo.

Las fundaciones de interés general deben destinar el 70% de sus rentas e ingresos a la realización de sus fines fundacionales, pero
“en el cálculo de los ingresos no se incluirán las aportaciones o donaciones recibidas en concepto de dotación patrimonial en el momento de la constitución o en un momento posterior”. Es decir, Tribuna Cívica no puede disponer de su dotación fundacional y mucho menos destinarla a Inversiones financieras y similares.

Resultaría incomprensible que el Protectorado de Fundaciones, organismo dependiente de la Administración General del Estado encargado de velar por la legalidad y funcionamiento de las fundaciones, no procediese a intervenir ante el vaciamiento del patrimonio de Tribuna Cívica, tal como da a entender el balance presentado a la Sindicatura, si no fuera porque, tal como se acredita en el certificado expedido ayer, Tribuna Cívica todavía no ha presentado sus cuentas :

 
Es decir, Tribuna Cívica entrega unas cuentas a la Sindicatura que deberían haber sido supervisadas y aprobadas previamente por el Protectorado de Fundaciones. Unas cuentas sin ningún valor formal y que, como ha quedado demostrado, son absolutamente irregulares.

Ante tal despropósito cabe preguntarse cómo es posible que un partido que dice luchar por la transparencia y que pontifica constantemente sobre los matices más intricados de la Constitución no se digne presentar las cuentas de su fundación como es su obligación, disponga de fondos que no le corresponden, los destine a fines espurios y engañe a la Sindicatura de Comptes, a sus votantes y a la ciudadanía.

Y cabe preguntarse también si no hubiese sido más lógico y práctico, aunque fuese por vergüenza, interés, rigor o sentido del ridículo,  presentar las cuentas como era debido ante el Protectorado y ante la Sindicatura sin las pérdidas ocasionadas por esas Inversiones financieras. ¿Acaso no podían reponer los 3.526 € entre los diputados del grupo parlamentario o los miembros del Patronato de la Fundación?

¿Se han visto obligados a consignarlo por algún compromiso contractual a nombre de Tribuna Cívica? ¿Se trata de una inversión especulativa frustrada?¿Preferentes? ¿La apertura de un crédito con periodo de carencia?

Los directivos de Ciudadanos y de Tribuna Cívica ¿no conocen el Código de Conducta de Inversiones Financieras al que se acojen la entidades sin ánimo de lucro? ¿Cómo puede invertir una fundación con un CIF nulo? Ciudadanos debe muchas explicaciones a la sociedad catalana y a las autoridades españolas que tanto dice respetar.

¿Por qué Albert Rivera se mostró tan agresivo y descontrolado con Jordi Graupera y Ariadna Oltra ante sus preguntas sobre Tribuna Cívica?

¿Por qué en las tournés de Rivera por las televisiones de la Corte nadie le pregunta sobre Tribuna Cívica? ¿No se enteran, no lo estiman conveniente, han pactado no hablar del asunto?

¿Por qué ha mentido reiteradamente y modificado después sus declaraciones sobre Tribuna Cívica? Dijo que no tenían obligación de presentar las cuentas ante la Sindicatura, después que la Sindicatura no las había solicitado. Afirmó que el domicilio social estaba en Madrid, luego ha resultado que en 2012 trasladaron la sede a Barcelona. Que Tribuna Cívica no ha tenido ni ingresos ni gastos, que la Sindicatura está al servicio de CiU, que sin actividad una fundación no ha de presentar documentación,...

¿Qué mentiras nos queda por oir? Ah sí, ésta :


Francesc de Carreras NO es el Presidente de Tribuna Cívica ni lo era entonces.
 

Este certificado, expedido ayer, demuestra que Francesc de Carreras no pertenece al Patronato de la fundación y que su presidente –Carlos Carrizosa- y el resto de patronos ocupan sus cargos por lo menos desde septiembre de 2012. Parece sorprendente que un hombre de orden, como Matías Alonso, vaya haciendo declaraciones tranquilizadoras mientras asume las responsabilidades derivadas de pertenecer a un Patronato de una fundación con estas características.
 
             Detalle de los patronos.

¿Por qué involucrar a Francesc de Carreras en una falsedad?, ¿para dotar de respetabilidad una fundación que es un fraude? ¿Por qué lo permitió de Carreras? ¿Todo vale, incluso arrastrar por el fango a alguien con una trayectoria profesional tan respetada? 

¿Qué ocultan Ciudadanos, Tribuna Cívica y Albert Rivera? ¿Qué les pasa?, ¿qué les pasa?
 

Por cierto, lo del traspaso accidental de fondos de la cuenta suiza de Millet a la cuenta suiza de Javier Nart ¿se ha aclarado ya?





 

miércoles, 16 de octubre de 2013

Un retrasado usurpa el registro de la Estelada y otro retrasado lo publica en La Razón


En España la mezcla de picaresca y fascismo puede arrojar un nuevo género literario : la comedia psicótica. Y Marhuenda es su profeta.

El diario La Razón hoy se han superado publicando en su portada que “Un antiindependentista tiene la patente de la estelada”. Como las banderas no se patentan, más abajo matiza que un empresario de Castellón, de nombre José Antonio Blázquez Jiménez, registró el símbolo separatista y que “según recoge el BOE de 25 de julio tiene todos los derechos sobre su uso”. ¡Pues qué bien! Ahora no sólo Cataluña pertenece a España sino que además figura que nuestra bandera estelada pertenece a un fascista que declara que los Pujol le han hecho una oferta de seis ceros y él les ha respondido con un rotundo NO. Véase con este infundio que se da a entender que los Pujol están tan forrados –de forma irregular, por supuesto- que van haciendo ofertas estratosféricas a honrados fascistas para recuperar la enseña del mal.

Afirma el intachable caballero español que "Puedo prohibir que se venda y se fabriquen copias" y que "Los ayuntamientos no pueden volver a ponerlas sin mi autorización. Y no se lo voy a autorizar".  ¡Ven qué fácil era! No hacía falta ni la Guardia Civil ni los requerimientos de la Delegada del Gobierno en Cataluña.

Pero vayamos por partes. ¿Es cierto que este individuo ha registrado la Estelada? La respuesta es que sí, como Diseño Industrial, y si se procediera a su concesión en firme el escándalo sería mayúsculo porque o bien el Registrador vive en Marte y no se ha enterado de que el diseño ya existía, o bien se trata de una prevaricación descomunal ya sea del firmante ya del superior que por razones políticas ordene su registro.

La pregunta es si legalmente puede procederse a la cesión de la propiedad y la respuesta es que de ningún modo. Tal como consta en la página de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), la Ley 20/2003, de 7 de julio, de Protección Jurídica del Diseño Industrial estipula en su Título II relativo a los Requisitos de protección lo siguiente :

Artículo 5. Diseños susceptibles de registro.
Podrán registrarse los diseños que sean nuevos y posean carácter singular.
Artículo 6. Novedad.
1. Se considerará que un diseño es nuevo cuando ningún otro diseño idéntico haya sido hecho accesible al público antes de la fecha de presentación de la solicitud de registro o, si se reivindica prioridad, antes de la fecha de prioridad.
2. Se considerarán idénticos los diseños cuyas características difieran sólo en detalles irrelevantes.
Artículo 7. Carácter singular.
1. Se considerará que un diseño posee carácter singular cuando la impresión general que produzca en el usuario informado difiera de la impresión general producida en dicho usuario por cualquier otro diseño que haya sido hecho accesible al público antes de la fecha de presentación de la solicitud de registro o, si se reivindica prioridad, antes de la fecha de prioridad.
2. Para determinar si el diseño posee carácter singular se tendrá en cuenta el grado de libertad del autor para desarrollar el diseño.


En el mismo Titulo II, se relacionan los Motivos de Denegación de registro:

Artículo 13. Causas de denegación.
De oficio, cuando así lo disponga esta ley, o mediando oposición, en los casos y bajo las condiciones establecidas en su título IV, el registro del diseño será denegado, o si hubiere sido concedido será cancelado cuando:
a) Lo solicitado como diseño no se ajuste a lo definido como tal en esta ley.
b) El diseño no cumpla alguno de los requisitos de protección establecidos en los artículos 5 a 12 de esta ley.
c) El solicitante no tenga derecho a obtenerlo conforme a los artículos 14 y 15 de esta ley y así se haya declarado mediante resolución judicial firme.
d) El diseño solicitado sea incompatible con un diseño protegido en España en virtud de una solicitud o de un registro que tenga una fecha de presentación o de prioridad anterior, pero que haya sido hecho accesible al público después de la fecha de presentación o de prioridad del diseño posterior.
e) El diseño suponga un uso indebido de algunos de los elementos que figuran en el artículo 6 ter del Convenio de París, o de distintivos, emblemas y blasones distintos de los contemplados en el artículo 6 ter, que sean de interés público como el escudo, la bandera y otros emblemas de España, sus comunidades autónomas, sus municipios, provincias u otras entidades locales, a menos que medie la debida autorización.
f) El diseño incorpore una marca u otro signo distintivo anteriormente protegido en España cuyo titular tenga derecho, en virtud de dicha protección, a prohibir el uso del signo en el diseño registrado.
g) El diseño suponga un uso no autorizado de una obra protegida en España por un derecho de propiedad intelectual.

En el Expediente puede observarse que en el apartado de “diseñador o equipo de diseñadores” el usurpador ha optado por un discreto “renuncian a mención”, cubriéndose así las espaldas ante una más que previsible querella por parte de los herederos de sus creadores auténticos o de las organizaciones que pudieran reclamar el diseño.


De los diez diseños industriales que solicita debe renunciar a dos : el 4º, por tratarse de un distintivo de la multinacional Marvel, y el 10º, por identificarse como propiedad de Esquerra Republicana de Cataluña.

Aquí puede verse la imagen de los diez diseños inicialmente solicitados bajo el título “Ornamentación para cualquier tipo de producto”, número de inscripción D- 0517.411(01 a 10).

Tanto el solicitante como el diario La Razón dan por hecho que el documento certifica el derecho o titularidad, cuando se trata de un certificado de registro; es decir la OEPM certifica que el individuo ha solicitado el registro. Prueba de ello es que en el certificado que exhibe La Razón aún no se han denegado los diseños 4 y 10.  Sorprende que no hayan reparado que es imposible la concesión del derecho en un plazo tan breve, ya que la solicitud data del 19 de julio y la fecha de concesión de registro es del 25 de julio. Los trámites de la OEPM suelen demorarse por lo menos 6 meses para hacer las correspondientes comprobaciones y permitir revocaciones y oposiciones de terceros.

Afirma La Razón que el registro fue publicado en el BOE, cuando en realidad se trata de la Comunicación de la solicitud y el soporte pertenece al boletín de la OEPM, dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. La falta de rigor del tabloide madrileño es escandalosa.

Resumiendo :
- el 19 de julio José Antonio Blázquez Jiménez solicita a través de Internet y por medio de un representante (Marcos Vicario Trinidad, abogado de Madrid) la titularidad de diez diseños industriales bajo el nombre “Ornamentación para cualquier tipo de producto”, uno de los cuales es la bandera estelada usada por el independentismo catalán desde hace más de un siglo.

- el 25 de julio la Oficina Española de Patentes y Marcas da por registrada su petición y se le adjudica número de inscripción.

- el 31 de julio la OEPM a través de su Boletín y en la página del Ministerio de Industria, Energía y Turismo publica la solicitud certificando que “han sido realizadas las correspondientes inscripciones registrales” y expidiendo el consiguiente Certificado-Título de Registro de Diseño Industrial, que tiene carácter provisional.

- el 23 de agosto se le solicita la renuncia al modelo nº 4.

- el 3 de septiembre queda sin efecto su solicitud del modelo nº 4.

- el 30 de septiembre se le comunica que se han presentado dos recursos de oposición al modelo nº 10.

El siguiente paso, previsiblemente, será que Doña Ana Mª Redondo Mínguez, Jefe del Servicio de Actuaciones Administrativas y firmante de los Certificados se percate por sí misma o a través de alguien que haya leido la prensa en los últimos cien años, de que el registro del diseño de la Estelada incumple todos los requisitos de protección contemplados en la Ley vigente.


¿Quién es José Antonio Blázquez Jiménez?

Según La Razón se trata de un “empresario de Castellón”. Sea o no de Castellón, el domicilio que hace constar en la solicitud es C/ Puig Rom, 22 de Roses (Girona).

En dicho domicilio consta una dama apellidada Blázquez Puente, se ignora el grado de parentesco.

Dicha señora consta como socia única y administradora única de la empresa Blázquez-Empordá, SL, con idéntico domicilio y cuyo objeto social es “EL TRAFICO INMOBILIARIO EN TODAS SUS MODALIDADES”, y

“SEGUIMIENTO, GESTION Y COBRO DE IMPAGADOS POR CUENTAS DE ENTIDADES FINANCIERAS, NACIONALES Y/O EXTRANJERAS, TANTO COMO PYMES Y EMPRESAS, PUBLICAS Y PRIVADAS, NACIONALES Y EXTRANJERAS, Y POR CUENTA Y CARGO DE TERCERAS PERSONAS, FISICAS O JURIDICAS, Y TRAMITES DESDE EL INICIO HASTA EL FINAL”.

Como Apoderado de la Sociedad consta José Antonio Jiménez Blázquez. Se ignora si se trata de un pariente o bien es el mismo individuo que pretende prohibir el uso de la Estelada mediante usurpación que invierte sus apellidos en algunas ocasiones.

También hay noticias de José Antonio Blázquez Jiménez en estaActa de 27 de Mayo del Ayuntamiento de Roses por el que Blázquez fue desestimado como Juez de paz, titular o suplente.
  

De cómo llegó una primicia tan golosa al inefable Marhuenda

El pasado 10 de Octubre, a las 12.35 del mediodía, el foro ultra españolista ‘1492 Foro España’ recibe la visita de un misterioso personaje que firma como ‘Estelada Española’. La cantidad brutal de faltas ortográficas y el tono de los primeros mensajes levantan las sospechas de los “foreros” habituales, que suponen que se trata de alguien que les toma el pelo.
    
El primer mensaje, titulado 'Noticia Buena o mala', dice así : “Buenos dias me llamo Jose y me gusrai informaros de algo  o de una noticia impactante. pero me da hasta miedo”.

Le responden : Te escuchamos...

‘Estelada Española’ prosigue : Un Español Hasta la medula a registrado el Diseño industrial de la Bandera Estelada....... (las faltas son suyas).

Y así va desgranando el misterio a lo largo de varios días. Merece la pena leer el hilo para pasar un buen rato. En resumidas cuentas figura que ‘Estelada Española’ “conoce a alguien” que ha registrado la Estelada porque es español hasta las trancas y así conseguirá que los separatistas no puedan usarla. Se intuye que se trata del mismo Blázquez simulando faltas de ortografía y mostrándose como alguien de una cortedad rayana al retraso mental. O quizás no lo simule. En un momento de la conversación le aconsejan que lo ponga en conocimiento de la prensa amiga si realmente desea que tenga difusión. ‘Estelada Española’ manifiesta cierto temor a ser atacado por los radicales “Independetistas” y a la vez presume de ser más listo y baraja la posibilidad de cobrarles un tanto por bandera.

El último mensaje es de oreja y vuelta al ruedo :

“VIVA  ESPAÑA unica he indivisible.
El tema a caido  en manos de Militares, lo  digo por si  interesa, ahora es momento de  apoyar esta proheza y lo digo  bien claro proheza, lamento haber escrito con faltas y si he causado  enemistad o confusion, pero el objetivo es muy claro VIVA ESPAÑA JODER VIVA”

Un monumento así pedía a gritos la astuta asistencia de alguien de la altura moral e intelectual de Marhuenda. ¿Quién si no podía publicar semejante “proheza”?

Es de suponer que el próximo paso que de Blázquez sea inscribir como suyo nuestro himno en el Registro de la Propiedad Intelectual para poder prohibírnoslo o para cobrarnos por cantarlo. A nosotros y a unos amigos que también lo cantan en una versión más  antigua y que también se van a poner contentos. ¡Venga machote!

Claro que Blázquez quizás no sepa cómo se escribe himno. ¿Qué tal imno, igno, inno? Para Marhuenda, Hipno.


miércoles, 31 de julio de 2013

Ciudadanos y la corrupción


Hoy es un buen día para proponer una Comisión de investigación en el Parlament de Catalunya dedicada a Ciudananos. Seguro que Albert Rivera, apóstol de la honradez y martillo de herejías contables, estará encantado. ¿O no?

La pasada semana, Raül Niubó, ex miembro del gabinete de prensa y comunicación de C’s, denunciaba en su cuenta de Twitter que esta formación paga en negro a muchos de sus trabajadores, evitando darles de alta en la Seguridad Social. A esta práctica de pura economía sumergida –con su implicación de fraude fiscal- cabe sumarle el agravante de que dichos trabajadores perciben la prestación por desempleo. Afirmaba Niubó que puede probar estas acusaciones y retaba a Antonio Espinosa, secretario de Estudios y Programas de C’s con el siguiente tuit "Investiguemos salidas y entradas de € durante elecciones. Tiene miedo?". Espinosa evitó responder.

¿Tienen miedo? Lo más lógico es que un partido cuyo líder anda dando lecciones de moralidad en tourné frenética por todas las cadenas de televisión de España reaccione con contundencia ante este tipo de acusación. ¿Han interpuesto una querella contra Niubó?; no. ¿Han convocado alguna rueda de prensa para desmentirlo enérgicamente?; tampoco.

De momento han respondido telefónicamente a algún medio con evasivas y frases muy medidas. Por ejemplo e-notícies informaba que según "fuentes oficiales del partido" -no citaba cuáles- "todo el personal laboral de Ciudadanos ha estado y está contratado y dado de alta en la Seguridad Social". El matiz personal laboral no solo no es gratuito sino que responde a una estrategia diseñada por algún letrado. No habla de trabajadores, sino de personal laboral para, a continuación, rematar con esta perla : "a las personas que colaboraban voluntariamente durante las campañas, Ciudadanos les compensa los gastos derivados de su participación, como queda reflejado en la contabilidad". Es de suponer que quien redactó este párrafo ya iba con la toga puesta, ya que se trata lisa y llanamente de un alegato de defensa. Curiosa, la política sociolaboral de Ciudadanos, con su doctrina neoesclavista que discrimina personal laboral y personas que colaboran voluntariamente pero cobrando algo de calderilla mientras perciben el paro.

Pero para despejar definitivamente cualquier sombra de duda las fuentes oficiales se despachan con el siguiente galimatías ; "las cuentas de Ciudadanos están auditadas por el Tribunal de Cuentas y la Sindicatura de Cuentas. Además Ciudadanos es el único partido que publica sus cuentas en su página web para ser consultadas por los ciudadanos" (sic).

¿Se supone que después de leer esta joya la ciudadanía debe quedar tranquila y no hacer más preguntas? Porque lo cierto es que resulta difícil orillar la verdad con más cinismo.

Lo que las cuentas no cuentan

Probablemente los dirigentes de Ciudadanos deben pensar que si todos los próceres de la Cataluña más selecta no detectaron -ni leyeron- las trampas de las cuentas de la Fundació del Palau de la Música, la plebe tampoco se despeinará examinando las de su partido.

Su página web presenta unas cuentas de 2010 y 2011 sin auditar ni incluir ninguna Memoria. También publican un documento sobre créditos que es puro márqueting 
político para poder presumir de transparencia mientras nadie se haga preguntas. ¿Con qué entidades?, ¿a qué cantidades ascendían los créditos retornados?, ¿cómo y por qué se liquida un crédito con un año de antelación? ¿cuál era su importe?



Afirmar que las cuentas están auditadas por la Sindicatura no supone que este organismo las apruebe. Por el contrario, la Sindicatura denuncia que Ciudadanos no ha presentado la contabilidad correspondiente a 2010 y que no ha confirmado la existencia de fundaciones o asociaciones vinculadas al partido que, según el artículo 4.2 de la Ley 18/2010 de la Sindicatura de Comptes, también obliga a la presentación de sus cuentas.

En el año 2008 Ciudadanos constituyó en Barcelona la fundación Tribuna Cívica, pero la inscribió en el Registro de Fundaciones de Madrid, ciudad donde domicilió su sede central. Gracias a esta irregularidad elude la supervisión de sus cuentas por parte de la Sindicatura pero también pierde las subvenciones que le corresponden. ¿Qué interés puede tener en ocultar su fundación?

Examinemos primero sus datos actuales. Sus cuentas :





Sus planes de Actuación :



Aunque una fundación esté inactiva tiene la obligación de presentar su contabilidad y sus planes de actuación. Pero es que, además, tribuna Cívica no está inactiva. Ha organizado actos, como esta Escuela de Invierno de C's celebrada en marzo.




También ha modificado su Patronato :



¿Cómo es posible que su C:I:F: sea nulo? ¿Por qué no ha presentado nunca sus cuentas?

La Fundación Tribuna Cívica se inscribió el 13 de abril de 2009 y no ha presentado cuentas de ningún ejercicio hasta la fecha.
Un saludo.
Ministerio de Educación, Cultura y Deporte
Subdirección General del Protectorado de Fundaciones
Plaza del Rey nº 6, 1ª planta
28071 – MADRID

María Teresa Giménez Barbat, una de las fundadoras de Ciudadanos, cuenta en su libro ‘Los españolistas de la Plaza Real’ cómo empezaron a surgir aportaciones inesperadas y suculentas, especialmente las de Miguel Rodríguez, el millonario propietario del grupo Lotus-Festina, un personaje curioso que se presenta como revolucionario y que identifica el catalanismo con todas las plagas de la perversidad burguesa. Rodríguez llegó de la mano de un viejo tumor : Alfonso Guerra.
  




La autora relata cómo llegó a sus oídos la opinión que le merecía Ciudadanos al viejo truhán sevillano: “está gente está salvando la dignidad moral de Cataluña”.

Que Alfonso Guerra te dedique una frase así sólo puede llevar a una persona mínimamente honrada a la vida contemplativa en una cueva o a un harakiri solitario. Cuesta creer que tras ser pronunciadas por Guerra las palabras “dignidad moral” no se abriesen las compuertas del infierno. El caso es que no podía esperarse nada bueno de que alguien tan poderoso y con un odio tan infinito hacia Cataluña se interesase por un grupúsculo formado básicamente por pseudointelectuales rebotados con el pujolismo y funcionarios españolistas instalados en un país que se obstinaba a no sucumbir a sus delirios de grandeza.

¿Sabían los militantes del PSC que el Gran Conseguidor del PSOE estaba engrasando la maquinaria de un partido nuevo que podía dividirlos? Y los parlamentarios del PSC que se plegaron a cepillar el Estatut en la comisión de las Cortes sentándose a ambos lados de la mesa, ¿sabían que Guerra les estaba traicionando? ¿Hubo fondos especiales del estado destinados a Ciudadanos? Sería interesante saber qué papel jugaron Montilla y Zapatero en este asunto.

Una de las funciones de Ciudadanos es bombardear desde las televisiones con sede en Madrid con el fin de captar votantes indecisos y abstencionistas y reducir el peso del voto independentista.  Si Ciudadanos se presentase a las elecciones generales no tendrían tantas facilidades ya que a los dos grandes partidos no les interesa la irrupción de una nueva fuerza que podría restarles votos. Así, disfrutan de las ventajas que les proporciona un partido sin representación en España pero con un discurso anticatalán desde Cataluña. Ciudadanos les hace el trabajo y estas cosas suelen compensarse.

Durante la última campaña electoral al Parlament se orquestó una operación muy trabajada que incluía acusaciones de corrupción contra Artur Mas y su entorno, informes policiales ficticios y articulos de opinión que anunciaban una peligrosa mayoría aclamativa en Cataluña o sugerían una intervención del Estado contra la Generalitat. En aquel contexto Albert Rivera tuvo todas las facilidades para aprovecharse de la situación, llegando incluso a participar en diversas ocasiones como entrevistado y  tertuliano en un mismo programa. No tuvo empacho en elevar a la categoría de cosa probada cualquier rumor y demostró sobradamente su antidemocrático desprecio por la presunción de inocencia del adversario.

Pero ese rol estelar de Rivera en las televisiones españolas no solo fue un ejercicio de ventajismo, además vulneró “la transparencia, la objetividad y el principio de igualdad” que teóricamente garantiza la legislación electoral.

Ciudadanos recibió durante aquella campaña una auténtica donación que, de cuantificarse, supondría varias veces todo su presupuesto electoral. Esa donación mediática, ¿a cambio de qué se concedió?

Los dos grandes grupos de televisión privada en España no podrían sostenerse sin la audiencia, el poder y la cuota de publicidad que les garantiza una Cataluña integrada en España. La independencia les supondría perder sus licencias en un nuevo estado y, en todo caso, verse en la obligación de negociarlas. Quizás la Generalitat debería jugar esta partida y abortar que otros la estén jugando por ella.

Finalmente, cabe preguntarse si la fundación Tribuna Cívica, ajena a la supervisión de la Sindicatura y el Tribunal de Comptes, se ha beneficiado de donaciones de anunciantes de esas televisiones que tanto admiran a Ciudadanos. Si ningún organismo de control parlamentario puede comprobarlo y si la Subdirección General del Protectorado de Fundaciones no tiene instrumentos para obligarla a presentar sus cuentas anuales, sería conveniente que la Agencia Tributaria y la Fiscalía del Estado intervinieran en el asunto. Vamos, si no es mucho pedir.